0%

Martin Scorsese y la emoción musical de sus escenas


martin scorsese

Por Orlando Salerno. 

Martin Scorsese está de cumpleaños y seleccionamos algunas de sus icónicas escenas musicalizadas. Desde el robo a Phil Spector, hasta el uso del piano de un tema de Eric Clapton.

Muchos fueron los directores que supieron musicalizar escenas a través de pistas originales, desde las punzantes cuerdas en ‘Psycho’ de Alfred Hitchcock, hasta las partituras escritas por Ennio Morricone en los Spaghetti Western. Pero todo cambió con Scorsese, quien comenzó a utilizar música popular en sus escenas, para darle un sentido más profundo a sus historias y así cambiar la forma en que escuchamos esas canciones, debido a que ya lo asociamos con sus películas.

De esta manera, el director neoyorquino describe musicalmente una época determinada y provoca que la audiencia se emocione por un pasado nostálgico.

Las canciones que suenan en su filmografía forman un distinguido catálogo, pero todo comenzó con una osadía que marcó un antes y un después, en lo que conocemos como “banda sonora”.

MEAN STREETS (1973)

En 1973 se estrenó ‘Mean Streets’, su ópera prima, con actores desconocidos en ese entonces, como: Harvey Keitel y Robert De Niro.

Este último interpretó a ‘Johnny Boy’, un personaje cuya entrada de leyenda es con “Jumpin Jack Flash” de los Rolling Stones, bañado con una fuerte luz infrarroja que anticipa mucha sangre.

Pero en la primera escena de la película, vemos a Keitel despertando de una pesadilla en su habitación, luego se mira al espejo y vuelve a la cama, al son del retumbante bombo de batería, que da inicio al tema “Be My Baby” (1963) del grupo vocal The Ronettes.

La secuencia de tomas y la sucesión de imágenes, están montadas de una forma que siguen el ritmo de la canción, hasta que la placa de ‘MEAN STREETS’ aparece en la pantalla, cuando arranca el pegadizo coro de uno de los hits más importantes del Siglo XX.

Esos primeros minutos de cinta cambiaron el cine para siempre y también convirtieron a Martin Scorsese en el primer director de lo que después se conocería como videoclips musicales con historias.

Ese inicio es tan épico, que los Arctic Monkeys en “Knee Socks” cantan: ‘Like the beginning of ‘Mean Streets’, you could be my baby’.

Pero esto casi no sucede, porque fue una osadía y ambición de principiante, o en este caso, un principiante trasgresor, cuya lectura musical para sus escenas no eran negociables.

El caso es que “Be my Baby” fue compuesto por el famoso y temido Phil Spector, el súper productor más joven y exigente de la industria musical durante los años sesenta y parte de los setentas.

En el documental ‘The Agony and the Ecstasy of Phil Spector’ (2009), el viejo Phil cuenta que recibió el llamado de John Lennon en New York y éste le contó sobre la proyección de una película independiente llamada ‘Mean Streets’, en la que suena “Be My Baby” en su opening.

Spector explotó de rabia, porque nunca autorizó su uso y por ello planeó demandar al debutante Martin Scorsese. Luego aclaró que fue el propio John Lennon el que lo frenó, diciendo: “Phil, recuerda cuando vos empezaste y no creo que esto llegue a ser visto por mucha gente”.

GOODFELLAS (1990)

Ya con él éxito de ‘Means Streets’ (y unos 7 millones de dólares después), Martin Scorsese volvió a utilizar una canción de Phil Spector, pero esta vez ‘Then he Kissed Me’ (1963) para su película ‘Goodfellas’ (1990).

El tema era interpretado por The Crystals y suena en aquella toma larga que sigue a los protagonistas, Ray Liotta y Lorraine Bracco, por la cocina del Copacabana.

Otra fulgurante musicalización se da en esa misma película, en la escena más violenta e importante del guion, cuando el mafioso “Billy Batts” (Frank Vincent), es ultimado a golpes por gangsters interpretados por Joe Pesci y De Niro, mientras suena “Atlantis” (1968) de Donovan.

La canción, que en su momento fue un himno hippie psicodélico y pacifista, se torna siniestra en la película y anuncia la inminente caída de los protagonistas y el fin de una era.

Pero el tema por la que todos asocian a ‘Goodfellas’, desde 1990 a esta parte, es el piano exit de ‘Layla’, de Derek and the Dominos, el supergrupo que formó Eric Clapton en 1970.

La misma fue utilizada para el desfile de cadáveres, ligados al asalto a The Lufthansa heist, que iban siendo encontrados por toda la ciudad de New York, a inicios de los setentas.

La canción también suena al final de los créditos, luego de la versión que hizo Sid Vicious de “My Way” (1979).

CASINO (1995)

En esta cinta Scorsese retornaba al género gángster, esta vez desde Las Vegas, epicentro de la corrupción y el lavado de dinero de mafiosos, empresarios y políticos, durante la era dorada de la Ciudad del Pecado en los sesentas, hasta que a inicios de los años ochenta todo acabó y ‘The House of the Rising Sun’ de The Animals sonaba de fondo y nadie quedaba con vida.

THE DEPARTED (2006)

La preferencia de Scorsese hacia las canciones de los Rolling Stones es notable, sobre todo por “Gimme Shelter”, que suena en ‘Goodfellas’, ‘Casino’ y en el arranque de ‘The Departed’, con el monólogo de Jack Nicholson, que concluye diciendo: “En este barrio tenés dos opciones, ser un delincuente o ser un policía, pero cuando tenés un arma cargada en la mano, ¿cuál es la diferencia?.

Pero no siempre Scorsese utilizó canciones conocidas, también están las que se hicieron célebres gracias a sus escenas, como el “I’m Shipping up to Boston” de Dropkick Murphys, que suena al inicio del segundo acto, con los créditos que aclaran que el conflicto de la película recién empieza.

Cuando entrevisté a Ken Casey para Radio Urbana, el cantante de Dropkick Murphys me dijo:

“Cuando Martin Scorsese nos pidió para usar ese tema, muchos de mis amigos, quienes tuvieron pequeños roles como extras en la película, nos decían que ellos le dijeron a Scorsese para que usen nuestra música y se tomaron el crédito por eso.

Pero nunca supe cómo sucedió, hasta muchos años después, cuando leí un artículo en la Rolling Stone, que decía que Robbie Robertson de The Band, fue quien eligió los temas de los Stones para esas escenas cool de Scorsese y también recomendó nuestro tema. Así que mis amigos de Boston son todos unos mentirosos” (risas).

THE WOLF OF WALL STREET (2013)

Entre sus últimas intervenciones musicales, pero siempre ligado al ascenso y caída de sus anti héroes, se encuentra la última canción que suena en ‘Wolf of Wall Street’.

Se trata de la versión que hizo el grupo alternativo de los noventas, The Lemonheads (1992), del clásico de Simon & Garfunkel, “Mrs. Robinson” (1968), para mostrar el fin de las andanzas de Jordan Belfort (Leo DiCaprio), uno de los corredores de bolsa que más gente estafó en los años ochenta y noventa.

Volver

COMPARTIR
Sentí la música
Play Cover Track Title
Track Authors