0%

Cuando James Hetfield fue una antorcha humana


Por sus 59 años, repasamos el incidente que casi le costó la vida a James Hetfield de Metallica, cuando se convirtió en una antorcha humana en el escenario.

En 1992, dos de las bandas más importantes del hard rock y el thrash metal norteamericano, compartieron escenario en una gira que marcaría el punto más álgido de dos estilos que dominaban las ventas de discos en todo el mundo.

Nos referimos a Metallica y Guns N’ Roses, quienes encabezaron juntos un tour de estadios por los Estados Unidos, hace 30 años.

Los primeros promocionaban su mega exitoso ‘Black Álbum’ (1991), mientras que los liderados por Axl Rose hacían lo mismo, por su disco ‘Use Your Illusion II’ (1991).

La gira inició en pleno verano del hemisferio norte, en julio de 1992, con bandas soporte como Faith No More y Skid Row.

El anuncio de esta ambiciosa gira, que prometía millones de dólares, se realizó a través de una conferencia de prensa con los integrantes de ambas bandas, prometiendo «el tour rockero más importante de la historia».

En un principio, Axl Rose quería contar con los nuevos ídolos de la escena grunge, Nirvana, como banda soporte; pero éstos se negaron debido al desprecio que Kurt Cobain sentía hacia los GNR.

En declaraciones recientes, el guitarrista de Metallica, Kirk Hammett, comentó a la NME acerca de cómo trató de convencer a Cobain de unirse a la gira:

«Tuve que llamar por teléfono a Kurt para hablar con él sobre la posibilidad de unirse a nuestra gira», recordó Hammett, «y siguió y siguió diciendo que no le gustaba lo que Guns N’ Roses representaba» y yo le dije: ‘Solo sal y representa a Nirvana, hacé tu show y eso es todo’».

Axl Rose y Lars Ulrich. Getty

Añadió: “Le supliqué, pero simplemente no estaba interesado. Así que ahí lo tienes. Hubiera sido genial si Nirvana fuera parte de esa gira, pero sabes que, tener a Faith No More de apertura también fue genial”.

Volviendo al recorrido de estas dos populares bandas de rock, los conciertos tuvieron muchos contratiempos, como ocurrió el 21 de julio, cuando los Guns se presentaban en Michigan, Axl vomitó en el escenario al finalizar el tema «You Could Be Mine» y se retiró del escenario.

Luego Axl regresó para disculparse con el público y el grupo volvió a tocar la canción de la banda sonora de la película Terminator II.

Posteriormente, el 29 de julio, Axl Rose experimentó un fuerte dolor en la garganta en New Jersey, pero continuó con el espectáculo hasta que le arrojaron un encendedor en sus genitales, que le causó mucho dolor, mientras cantaba «Knockin ‘on Heaven’s Door».

Furioso, Rose se retiró del escenario, mientras el bajista Duff McKagan se hizo cargo de la voz y luego el recital terminó.

Finalmente, el 30 de julio, a Rose le diagnosticaron un daño grave en las cuerdas vocales y los médicos le dijeron que no podría cantar durante una semana, por lo que se reprogramaron tres espectáculos de la gira.

Pero, la fecha más infame que afectó directamente al líder de Metallica, James Hetfield, ocurrió en la ciudad canadiense de Montreal, el 8 de agosto de 1992.

Ambas bandas se presentaban en el Estadio Olímpico de Montreal, cuando Hetfield sufrió quemaduras de segundo y tercer grado en la mitad izquierda de su cuerpo, después de caminar erróneamente cerca de una de las salidas de la pirotécnica del escenario, durante la apertura del tema «Fade to Black».

En el especial de la MTV de 1999, ‘Behind the Music’, James recordó: «Había pirotecnia adicional además de la pirotecnia original y me acerqué demasiado a la pirotecnia original».

Los problemas no concluyeron ahí, luego de varios minutos de incertidumbre y con el público impaciente por conocer los detalles del desenvolvimiento del espectáculo, el baterista Lars Ulrich habla con la multitud y les informa sobre el delicado estado de James, por lo que les prometió que Metallica volvería el año próximo, dejando el cierre de oro a los Guns N’ Roses.

Axl, Slash y compañía tenían la oportunidad de convertirse en los héroes de la noche y así calmar los ya «quemados» ánimos del público, que esperaban verlos impacientemente.

James mientras se recuperaba de su accidente. Getty.

Fue así que subieron al escenario, pero el tiempo reducido entre ambas bandas no permitió la sintonización adecuada de los monitores, lo que provocó que los músicos de GNR no pudieran escucharse a sí mismos.

Además, y para colmo, Rose confesó que le dolía la garganta y abandonó prematuramente la tarima, dejando su set a mitad de camino.

Esto desembocó en la ira de los espectadores, quienes salieron a las calles de Montreal, volcaron autos, rompieron ventanas, saquearon tiendas locales y provocaron incendios.

Los fans de Metallica y GNR fueron bañados con combustible, en una noche volátil, que convirtió a James Hetfield en una antorcha humana, y a la ciudad de Montreal, en una gran barricada de fuego.

Posteriormente, y tras el caos, la gira se reanudó en Phoenix, Arizona, el 25 de agosto de 1992, con Hetfield usando un vendaje grueso desde el codo hasta los dedos de su mano izquierda.

Si bien no podía tocar la guitarra hasta que su brazo se cure por completo, el ex técnico de guitarra de Metallica y miembro del grupo Metal Church, John Marshall, lo reemplazó el resto de la gira con la guitarra rítmica, mientras que Hetfield continuó cantando.

La interpretación de Metallica de «Nothing Else Matters» en Arizona se incluyó en su documental ‘A Year and a Half in the Life of Metallica’ de 1992.

Volver

COMPARTIR
Sentí la música
Play Cover Track Title
Track Authors